Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El científico.

Hugo tiene ocho años.
Ocho años son casi diez. Y diez años es una edad muy especial: hacen falta dos números para escribirla y los dedos de las dos manos para contarla Con diez años, un niño ya es mayor, así que Hugo se va preparando.
Para empezar, ha dejado de creer en hadas, en duendes y en dragones.
Le da igual que su abuela le cuente cuentos cada vez que va a verla al pueblo.
—Eso es sólo un bosque —dice Hugo señalando fuera—. Y en el bosque sólo hay árboles y animales. Eso es ciencia.
Hugo aprendió esa palabra en una visita al museo y le dice siempre que puede porque parece una palabra de mayor.
—No, no, cariño —le responde su abuela—. En el interior del bosque, donde las copas de los árboles son tan altas que no llega la luz del sol, hay trasgos. No debes acercarte nunca.
—Eso no es científico, abuela. Si no llega la luz del sol lo que hay que hacer es llevarse una linterna.
A su abuela no le impresionan ni la palabra “ciencia”, ni la palabra “científico”. Ella le habla de las náyade…

Entradas más recientes

Concilio de sombras, de V. E. Schwab

Érase una vez la taberna de Swan, de Dianne Setterfield.

Cuentos mínimos. Catarro.

Cuentos mínimos. Secretos.

Cuentos mínimos. Cocodrilo.

Cuentos mínimos. Pequeña.

Alicia y el monstruo.

Aburrida, gruñona y quejosa.

Fin.

Lunes de diccionario. Cultor, a.